top of page
  • Foto del escritorAbel De La Cruz

Triunfo en la Defensa contra Desalojo por Ocupación Precaria: Cómo la Ausencia de Pruebas Concretas de Propiedad y Arrendamiento Inclinó la Balanza a Favor de los Demandados en el Caso de Carabayllo

Actualizado: 8 feb



En el mundo jurídico, cada caso representa un desafío único donde se ponen a prueba las habilidades y conocimientos de los profesionales del derecho. En este contexto, el caso que se presenta a continuación emerge como un destacado ejemplo de éxito legal, donde la dedicación, estrategia y expertise de nuestro equipo legal resultaron fundamentales para alcanzar un resultado favorable para nuestro cliente. A través del presente informe, nos complace compartir los detalles de este caso, destacando los desafíos enfrentados, las estrategias implementadas y los resultados obtenidos, que no solo reflejan nuestra capacidad como equipo de abogados, sino también el compromiso inquebrantable con la defensa de los intereses de nuestros clientes y la búsqueda incansable de la justicia.

El caso en cuestión involucró a los demandados, representados por nuestro equipo legal, quienes fueron acusados de ocupar precariamente el inmueble ubicado en la Urb. Los Sauces, Carabayllo. El demandante, Toribio Chacón, alegaba la existencia de un contrato de arrendamiento de cuatro años, ahora extraviado, y exigía la desocupación del inmueble desde enero de 2022.

Nuestra defensa se enfrentó a varios desafíos significativos. En primer lugar, debíamos demostrar la inexistencia de ocupación precaria por parte de los demandados. En segundo lugar, era crucial refutar la alegación del demandante sobre el contrato de arrendamiento perdido. Y en tercer lugar, debíamos impugnar la afirmación del demandante sobre su derecho de propiedad del inmueble.

Al contestar la demanda, negamos que los demandados fueran ocupantes precarios, respaldándonos en un contrato de arrendamiento de duración indeterminada. El foco del proceso se centró en determinar la condición de los demandados como ocupantes precarios y si correspondía restituir el bien al demandante. Ante las pruebas presentadas y los argumentos expuestos, el juez de primera instancia concluyó la falta de acreditación por parte del demandante tanto de su derecho de propiedad como de la existencia de un contrato de arrendamiento válido. Por lo tanto, declaró infundada la demanda de desalojo. Esta decisión fue confirmada por el juez de segunda instancia, quien basó su fallo en la insuficiencia de pruebas por parte del demandante y en el respeto a los principios del debido proceso y la tutela jurisdiccional efectiva.

Este caso resalta la importancia crítica de aportar pruebas concretas y suficientes en los procesos judiciales, especialmente en disputas de desalojo por ocupación precaria. La victoria obtenida no solo demostró la eficacia de nuestra estrategia legal y la solidez de nuestra defensa, sino que también reafirmó nuestro compromiso con la protección de los derechos de nuestros clientes y el acceso a una justicia equitativa. Este triunfo refuerza nuestro prestigio como defensores diligentes y efectivos en el ámbito del derecho penal y procesal en Perú.


Sentencia de vista
.pdf
Download PDF • 246KB

Sentencia (1)
.pdf
Download PDF • 202KB

4 visualizaciones0 comentarios
bottom of page